La sal de la vida.

El organismo humano no precisa más que medio gramo diario de sal para funcionar normalmente.

5 gramos diarios son recomendados por la OMSsal2

En una reunión de la Organización de Naciones Unidas sobre “Enfermedades No Transmisibles”, se ha expuesto la intención de disminuir el consumo de sodio en nuestra alimentación diaria.

Esta iniciativa requiere una toma de conciencia individual del efecto de la sal en el sistema cardiovascular y el compromiso de las empresas de productos alimenticios.  

En la Argentina, según la Encuesta Nacional de Nutrición y Salud, el consumo de sal ronda los 12 g/día/persona, en Brasil cada habitante ingiere por día 11 g, en Chile 9 g, en Estados Unidos 8,7 g, en España 9,8 gramos de sal al día.

Si tenemos en cuenta que la recomendación de la OMS es de 5 gramos al día de sal, estos valores pueden considerarse como un Riesgo para la salud.

sal2

“La sal lleva a la hipertensión, y este a las enfermedades cardiovasculares”, afirma Enrique Gavá, presidente de la sección de Riesgo Vascular y Rehabilitación Cardiaca de la Sociedad Española de Cardiología.

Reducir un gramo por día el consumo de sal sería más rentable a 10 años que utilizar medicamentos para bajar la presión arterial. “Los beneficios cardiovasculares de reducir la ingesta de sal están a la par con los beneficios de reducir el consumo de tabaco, la obesidad y los niveles de colesterol en la población”.

El mayor aporte de sal proviene de los alimentos industrializados, que aportan alrededor del 65% de la sal que ingieren a diario. Así, muchos pacientes dicen que no toman sal, pero solo hacer referencia a la sal añadida a la comida.

Se estima que más del 35% de la población argentina padece hipertensión arterial; 2,3 millones de muertes al año en el mundo. Con una reducción de 3 gramos de sal por persona, se podrían evitar alrededor de 6.000 muertes anuales por enfermedades cardiovasculares y ataques cerebrales.

Toda la sociedad, y no sólo los hipertensos, deben tomar conciencia de que la sal está desaconsejada y debemos acostumbrar a nuestro paladar a un consumo menor.

 

 

Anuncios

5 comentarios en “La sal de la vida.

  1. Excelente artículo, en mi caso generalmente no uso sal para casi nada, excepto cuando tengo invitados a comer en incluso a veces les aviso al principio que voy a cocinar sin sal y que si quieren agregarle sal pueden hacerlo cada uno en sus platos…
    De todas maneras cuando estás compartiendo almuerzos todos los días con compañeros de trabajo, se hace imposible dejar de ver como derraman el salero encima de la comida… a veces ni me meto, a veces les pregunto si en serio es necesario tanto… es costumbre me dicen, la costumbre a veces mata ….
    Saludos!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s